miércoles, 26 de octubre de 2011

Carta de la Tierra

Introducción:

Vivimos un tiempo muy importante y tenemos el reto de conservar la tierra, todos los pueblos y todas las culturas del mundo forman una sola y gran familia; por esto nos debemos unir: para respetar la naturaleza, para cumplir los derechos humanos y para convivir en paz y justicia. Somos, responsables de la vida, para nosotros y para las personas que nacerán.

La tierra, nuestro hogar:

Formamos parte de un universo inmenso. En él, nuestro planeta está lleno de vida, con una rica variedad de plantas, animales y pueblos. Nosotros los humanos, dependemos de la tierra, del agua y del aire y tenemos el deber ineludible de proteger la vida en la tierra.

La situación del mundo:

Desgraciadamente las formas de producir y consumir que tenemos hoy destruyen a menudo el medio ambiente, agotan los recursos naturales (agua, aire, suelo…) y hacen desaparecer muchas especies animales y vegetales. La población del mundo crece como nunca había crecido, pero al mismo tiempo la vida es destruida constantemente por guerras, hambre, miseria, ignorancia, enfermedades, injusticias… Es verdad que todas estas graves dificultades, si queremos pueden ser superadas.

¿Qué debemos hacer?

La elección es nuestra: o nos unimos para cuidar la Tierra y ayudarnos o nos destruimos aniquilando la vida. Es necesario un cambio muy importante: todos debemos tener lo necesario para vivir. Esto es hoy posible porque tenemos conocimientos y maquinas para conseguirlo. Así pues es urgente construir un mundo más humano e igualitario donde se valore suficientemente toda la vida. Recordemos que todo está relacionado: medio ambiente, medios económicos, formas de convivencia, ideas espirituales… Si queremos, ya desde este momento podemos construir un mundo mejor y más humano para todos.

Todos somos responsables:

Para cambiar nuestro mundo es necesario ser responsables de todo el planeta, especialmente del lugar concreto y pequeño donde vivimos, porque somos ciudadanos y ciudadanas de nuestro país y del mundo al mismo tiempo. Todos cuidaremos del bienestar presente y futuro de la familia humana y de todos los seres vivos que habitan en nuestro planeta. Consecuentemente debemos admirar la vida y agradecer la existencia. Hay que saber para que vivimos y que es necesario hacer para vivir bien. Consecuentemente debemos transmitir nuestro ideal a las otras personas de nuestro alrededor. Así pues, toda la agrupación humana compartirá, con esperanza  y alegría, los valores de la vida.

Fragmento del documento  "La Carta de la Tierra"

No hay comentarios:

Publicar un comentario