martes, 17 de enero de 2012

La obsolescencia y sus tres caras


Obsolescencia programada:cuando, a la hora de crear un producto, se estudia cual es el tiempo óptimo para que el producto deje de funcionar correctamente y necesite reparaciones o su sustitución sin que el consumidor pierda confianza en la marca, y se implementa dicha obsolescencia en la fabricación del mismo para que tenga lugar y se gane así más dinero.

Obsolescencia percibida: cuando crean un producto con un cierto aspecto, y más adelante se vende exactamente el mismo producto cambiando tan solo el diseño del mismo. Esto es muy evidente en la ropa, cuando un año están de moda los colores claros, y al siguiente los oscuros, para que el comprador se sienta movido a cambiar su ropa perfectamente útil y así ganar más dinero.

Obsolescencia de especulación: cuando éste comercializa productos incompletos o de menores prestaciones a bajo precio con el propósito de afianzarse en el mercado ofreciendo con posterioridad el producto mejorado que bien pudo comercializar desde un principio, con la ventaja añadida de que el consumidor se lleva la falsa imagen de empresa dinámica e innovadora.

Estos tres aspectos son muy importantes y creemos que es básico estar bien informado acerca de la obsolescencia, para ello recomendamos el documental Comprar, tirar, comprar, que nos da una buena información sobre la obsolescencia programada.

Es curioso como a partir de los años 20 se hablaba de ello abiertamente y sin ningún tipo de tabues, a día de hoy estos conceptos son mas bien desconocidos para la gran mayoría., cuando en realidad, deberíamos de estar totalmente informados acerca de las trampas que la industria ejerce sobre los consumidores.

Nosotros desde aquí apostamos por tratar de alargar lo máximo posible la vida útil de nuestros productos, para no ser victimas de la obsolescencia, claro esta, siempre que las circunstancias lo permitan.

En el documental que os recomendamos, entre otras, se observa la historia de una impresora que se estropea, el dueño acude a numerosas tiendas y en todas le aconsejan que lo mejor es tirarla y comprarse una nueva, al final del documental descubre que el error se encuentra en un chip instalado en la misma que esta programado para fallar en la copia nº: xxxx, pero descubre que si reinicia el chip, la impresora continua funcionando como el primer día.

La repercusión de todo esto no es solo para nuestro bolsillo, también afecta a la  contaminación ecológica que supone la creación de un nuevo producto o la desmesurada extracción de coltan (material necesario en todos nuestros electrodomésticos),  además de la creación de vertederos, necesarios para desacernos de los productos electrónicos fallidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario